Saltar al contenido
Dehamster.net

Cómo cuidar a un Hámster

cuidar hamster

El hámster es uno de los animales de compañía para tener como mascota en casa más populares en todo el mundo.

Esto se explica porque, además de que su mantenimiento es mucho menos costoso que el que requieren otros animales (perros o gatos, por ejemplo), son animales mucho más limpios que éstos, necesitan menos espacio en casa y son mucho más fáciles de mantener.

Pese a que estos pequeños roedores no requieren de grandes cuidados ni de un mantenimiento costoso, sí es necesario tener en cuenta una serie de nociones o consejos para cuidar del hámster de forma correcta y que éste pueda desarrollarse de forma óptima y durar el máximo tiempo posible con un buen estado de salud.

Cómo cuidar a un hámster recién nacido

cuidar hamster recien nacido

Una de las tareas más difíciles de la cría de un hámster o que requiere de una mayor atención y cuidados es cuidar a un hámster recién nacido, ya que es una etapa crucial para que el roedor pueda salir delante de forma correcta.

Uno de los primeros pasos que se debe dar a la hora de cuidar a las crías de un hámster es retirar, de forma temporal, cualquier elemento de la jaula como juguetes, rueda de ejercicios, etc. De esta forma, evitaremos que los bebés del hámster puedan lastimarse con alguno de estos elementos.

Del mismo modo, cuando la hembra se pone de parto y nacen las crías del hámster es importante separar a la hembra y a sus bebés del macho, si es que éste también convive en la jaula con ellos, ya que la hembra podría adoptar una conducta agresiva con éste tras dar a luz.

Una vez las crías han nacido, es de vital importancia no tocarlos ni manipularlos de ninguna manera durante, al menos, los primeros quince días de vida, ya que la hembra podría llegar a matarlos si advierte un olor distinto en ellos como instinto de protección.

Del mismo modo, durante los primeros quince días tras el parto no se recomienda manipular la jaula ni limpiarla.

Por último, asegúrate de que la hembra y sus crías tengan suficiente alimento, alto en proteínas y grasas durante las primeras semanas tras el parto.

Tras pasar los primeros quince días, ya podrás limpiar la jaula y manipular a los bebés. A partir de las cuatro semanas, las crías del hámster ya estarán preparados para el destete y comenzarán a alimentarse por sí mismos.

Cuidar a un hámster en invierno y en verano

cuidar hamster invierno

Con la llegada del calor o del frío, en verano e invierno, también deberás tener en cuenta ciertas recomendaciones a la hora de cuidar de tu hámster, sea cual sea su raza.

En invierno, con la llegada del frío, tu pequeño roedor puede verse en la necesidad de hibernar. Durante esta etapa, los hámster pasan muchas más horas del día adormilados que durante el resto del año.

Si adviertes que tu hámster está hibernando, es importante tratar de evitarlo por todos los medios para evitar que acabe muriendo de frío.

Se recomienda, en estos casos, coger al animal y frotar con cuidado para tratar de despertarlo y hacer que entre en calor poco a poco.

Del mismo modo, es importante proporcionarle suficiente comida y agua, aumentando la cantidad de alimento durante los meses más fríos.

Otra recomendación es mantener la temperatura suave de la casa y proporcionarle una buena entrada de luz natural directa a su jaula durante las horas de sol.

Cómo cuidar a un hámster Ruso, Chino o según su raza

A diferencia de lo que a priori se pueda pensar, no varía la forma de cuidar de un hámster ruso, por ejemplo, de un hámster sirio.

Independientemente de la raza a la que pertenezca, los cuidados del hámster son siempre los mismos. Eso sí, teniendo en cuenta el comportamiento de cada uno de ellos, ya que habrán especies más afables y tranquilas, como el hámster dorado o sirio, o más inquietas y agresivas, como es el caso del hámster Roborowski, deberemos seguir unas pautas distintas a la hora de manipularlos o soltarlos por casa.

Sin embargo, el resto de cuidados elementales no varía según las diferentes razas. Todos ellos son animales nocturnos y activos, por lo que es importante que estos pequeños roedores dispongan de suficiente alimento y agua durante todo el día, pero más especialmente durante la noche.

Además, es importante que en su jaula dispongan de juguetes y elementos para realizar ejercicio.

La alimentación es otro de los puntos a tener en cuenta a la hora de saber cómo cuidar a un hámster. Estos animales se alimentan, principalmente, de semillas y pueden complementar su dieta con vegetales y frutas.

Eso sí, evitando a toda costa los alimentos ricos en grasas y en azúcares, ya que son muy propensos a padecer enfermedades como la diabetes.

Video con consejos para cuidar a un Hámster

Cómo cuidar a un Hámster
4.8 (96%) 5 votes